Imprimir

24/02/2012 MasAgro establece alianza de investigación con Tec de Monterrey

  • Firman convenio de colaboración académica para desarrollar proyectos de investigación y capacitación que generen semillas de maíz y trigo con mayor rendimiento y de menor costo para los productores.

  • Las plataformas de alta especialidad y precisión del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey ayudarán a los productores que participan en MasAgro a producir maíz más saludable, mejor adaptado a las condiciones de su tierra y, por tanto, en mayores cantidades.

  • El primer proyecto específico de colaboración que se realizará bajo este esquema acelerar el proceso de selección, mejoramiento y validación de semillas de maíz de alto valor nutricional que aportan beneficios adicionales a la salud.

 

 Monterrey, Nuevo León, 24 de febrero de 2012.- El Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) y el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT) signaron el convenio general de colaboración académica para realizar acciones de docencia e investigación conjuntas en el marco del programa Modernización Sustentable del Agricultura Tradicional (MasAgro) que promueve la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) con el objetivo de incrementar, en forma sustentable, 85% la producción de maíz y 10% la de trigo de temporal en los próximos 10 años.


Por su parte, la Directora Ejecutiva de MasAgro del CIMMYT, Karen García, destacó que esta nueva alianza de investigación contribuirá a acelerar el proceso de mejoramiento de semillas de maíz y de trigo que lleva a cabo MasAgro para que los productores de temporal de todo el país obtengan rendimientos altos y estables de sus cosechas, aumenten su ingreso y tengan un menor impacto en el medio ambiente.

 
MasAgro pone al alcance de pequeños y medianos productores el resultado de costosas investigaciones que antes sólo eran accesibles a compañías con grandes presupuestos para investigación y desarrollo de semillas mejoradas.

 
El programa aplica las herramientas científicas y técnicas disponibles, la biotecnología incluida, para hacer lo que la naturaleza y los productores han hecho siempre, selección natural y artificial respectivamente, para identificar los genes mejor adaptados a ciertas condiciones agronómicas y aumentar su frecuencia en una población determinada, en este caso de maíz o de trigo, pero de una manera mucho más rápida y eficiente.


El proceso de mejoramiento de semillas puede tomar varios años pero, a través del uso de herramientas avanzadas, MasAgro va a acelerar significativamente estos plazos con la participación de los distintos programas de mejoramiento de maíz a nivel nacional e internacional.


Asimismo, el Delegado Estatal de la SAGARPA en Nuevo León, Jorge Santos Gutiérrez, quien representó al Secretario de Agricultura, Mariano Ruiz-Funes, como testigo de honor en la firma de este acuerdo, señaló que el convenio marco de colaboración que hoy se firma contribuirá a enfrentar el reto que representa la seguridad alimentaria y los efectos del cambio climático en el sector agroalimentario.


Subrayó que el primer proyecto que se desarrollará en el marco del convenio se denomina “Plataforma fenotípica de alta precisión para caracteres nutracéuticos y de procesamiento para variedades comerciales, en desarrollo y de accesiones de banco de germoplasma de maíz mexicano”.


Este proyecto será instrumentado por el ITESM, con una inversión por parte del MasAgro de 3.5 millones de pesos, y permitirá vincular el desarrollo de nuevas variedades de semillas con las necesidades de la industria, enfatizó Santos Gutiérrez.


El primer proyecto específico de colaboración acordado en el marco del nuevo convenio, al que se refirió el Delegado Estatal, se abocará a producir semillas de maíz de alto valor nutricional que aporten beneficios adicionales a la salud.

 
Para tal efecto, investigadores de la Escuela de Biotecnología y Alimentos (EBA) del ITESM analizarán los rasgos del maíz que aportan mayor contenido nutricional al grano y facilitan el proceso de nixtamalización, de producción de tortillas y botanas. La Estrategia Internacional para Aumentar el Rendimiento de Maíz de MasAgro contribuirá con 100 muestras de variedades de maíz para la realización de tales estudios.

 
En suma, las plataformas de alta especialidad y precisión del Tec de Monterrey ayudarán a los productores que participan en el MasAgro a producir maíz más saludable, mejor adaptado a las condiciones de su tierra y, por tanto, en mayores cantidades.


El funcionario señaló que una de las piedras angulares de la estrategia MasAgro es la cooperación que involucra a los tres niveles de gobierno, a la iniciativa privada, a las instituciones de investigación nacionales e internacionales, a los productores y a la cadena agroalimentaria.


Apuntó que el liderazgo del Tecnológico de Monterrey en el uso de herramientas de biotecnología para la alimentación hace de esta alianza un referente del tipo de colaboraciones que se deben sumar al programa.


La investigación científica de no ser aplicada es poco útil para la sociedad, de ahí la importancia de tener objetivos compartidos entre el Gobierno Federal y el ITESM, ya que los cuatro componentes de MasAgro están alineados con los “Legados de Investigación” que ha establecido el Tecnológico de Monterrey.


El Gobierno Federal comparte la premisa de “hacer investigación que traspase las fronteras de la academia y se convierta en un factor de impacto medible en el desarrollo de México”.


El programa MasAgro es observado por organismos internacionales y por distintos países que, al igual que México, padecen el impacto del cambio climático en la producción agrícola e identifican al programa como un modelo sustentable de colaboración que integra al sector público y al privado a favor de los agricultores de todo el país, puntualizó el Delegado Santos Gutiérrez.


Durante la firma del convenio estuvieron presentes el Rector de la Zona Metropolitana de Monterrey del Tecnológico de Monterrey, David Garza Salazar; el Director de la Escuela de Biotecnología y Alimentos del Tec de Monterrey, Manuel Zertuche; la Directora de Investigación y Cooperación del CIMMYT, Marianne Bäzinger; el Director del Departamento de Biotecnología e Ingeniería de Alimentos, Sergio Serna, y el Investigador del Tec de Monterrey, Silverio García.