Imprimir

Avanza MasAgro en investigación y desarrollo de semillas resistentes al cambio climático

  • Con el desarrollo de investigación agrícola de punta, el componente SeeD de MasAgro ha iniciado una serie de ensayos para evaluar la tolerancia a calor y sequía de 44 mil variedades de trigo, incluidas nueve mil variedades criollas de México.
  • En forma complementaria, se generaron cuatro mil poblaciones representativas de la diversidad del maíz criollo para estudiar el rendimiento y calidad del grano, así como su tolerancia a sequía, calor, desempeño en suelos pobres, y la resistencia a plagas y enfermedades que afectan la producción de maíz en territorio nacional.

Texcoco, Estado de México, 27 de agosto de 2012.- El componente Descubriendo la Diversidad Genética de la Semilla (SeeD, por sus siglas en inglés), del Programa Modernización Sustentable de la Agricultura Tradicional (MasAgro) realiza investigación para identificar los genes del maíz y del trigo que aumentan su rendimiento, facilitan su adaptación a los efectos del cambio climático, y fortalecen su resistencia a plagas y enfermedades.

A la fecha, en el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo, en colaboración con otras instituciones de investigación, como el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP), ya se ha caracterizado la constitución genética de 16 mil variedades de trigo. También se han iniciado una serie de ensayos para evaluar la tolerancia a calor y sequía, así como el rendimiento de 44 mil variedades, incluidos nueve mil trigos criollos de México.

De la misma manera, se generaron y estudiaron cuatro mil poblaciones representativas de la diversidad del maíz criollo para estudiar el rendimiento y calidad del grano, así como su tolerancia a sequía, calor, desempeño en suelos pobres, y resistencia a plagas y enfermedades que afectan la producción de maíz en terretorio nacional. Hasta el momento, se ha estudiado el genoma de más de tres mil 600 variedades de maíz y caracterizando, aproximadamente, un millón de puntos distintos en el genoma de cada una de ellas.

El componente tiene como objetivo caracterizar el potencial genético de las colecciones de semillas de maíz y trigo que se preservan en el CIMMYT (27 mil muestras de maíz y 150 mil de trigo), INIFAP (6 mil muestras de maíz), y otras instituciones nacionales para generar, en el largo plazo, el catálogo genético más importante de ambos cultivos a nivel mundial.

SeeD generará la materia prima para que las Estrategias Internacionales para Aumentar el Rendimiento del Maíz y del Trigo de MasAgro desarrollen las variedades que permitan a los agricultores satisfacer la demanda mundial de alimentos y adaptarse al cambio climático.

MasAgro se dio a conocer de manera oficial el 5 de abril de 2011. La estrategia contribuye a mejorar las prácticas agronómicas mediante investigación, transferencia de tecnología, y el trabajo en equipo de agricultores, extensionistas e investigadores que buscan facilitar el acceso de los productores a tecnologías modernas y a mercados funcionales.

El Secretario de Agricultura Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, Francisco Mayorga Castañeda, destacó la importancia del componente SeeD en el lanzamiento oficial del Programa al considerarlo como “un proyecto de México para el mundo” que invierte en investigación agrícola para beneficio de los pequeños productores y contribuir, de esta manera, a la seguridad global alimenticia en el largo plazo. 

Con el desarrollo de esta investigación, se podrá ofrecer un Servicio de Análisis Genético para la Agricultura (SAGA) que permitirá a instituciones nacionales usar genes nativos del maíz y del trigo en programas de mejoramiento para ambos granos. De esta manera, SeeD apoya a a los mejoradores, académicos, científicos, semilleros y agricultores que quieren aprovechar al máximo el potencial genético de estos cultivos.

México es un país clave en términos de recursos genéticos a nivel mundial, ya que alberga las colecciones más grandes en el mundo de dos de los tres cereales principales en la dieta humana, el maíz y el trigo. Su liderazgo en materia de conservación se reafirmó, recientemente, con la apertura el banco de germoplasma más grande y moderno en Latinoamérica, el Centro Nacional de Recursos Genéticos (CNRG), en Tepatitlán, Jalisco.